Archivo de la categoría: No se te ocurra perdértelo

¿Alien versus Depredator? o que gracioso eres pero yo lo soy más

A veces la vida te da “zarpasos” cuando menos te lo esperas. Y es que llegar de pura casualidad a una página en que se muestra este vídeo sin ninguna barrera, para que cualquier niño o persona decente lo vea así, a traición y sin anestesia, pues que lo nauseabundo se queda en pequeño. Consecuencia de ello es que las arcadas todavía me duran.

el_gritoMuy bien que a Saw VI (¿y porqué se olvidaron de las precuelas?) le hayan dado la clasificación X para su exhibición. Pero lo que van a tener la desgracia de ver merece un Clasificada Z sin paliativos. Hasta ver a Himmler pactando con Stalin cómo liquidar al prójimo tendría más gracia. Y luego dicen de Depredator contra Alien. Lo de Don Pepito “El Yayo” y el “macho” Soria juntos y riéndose las gracias, sí que es hardcore. Juzguen Vds. mismos.

En cualquier caso les aviso (ahora en serio y antes también): el vídeo que va a tener la desgracia de ver y oir puede herir (casi con toda seguridad) su sensibilidad. Advertidos quedan.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo El país miserable, No se te ocurra perdértelo

Capitalismo, una historia de amor: otra de Michael Moore

La pirámide del sistema capitalista

La pirámide del sistema capitalista

Michael Moore es mucho Michael Moore. Consiguió que yo y tantos otros pasásemos por taquilla por primera vez en nuestras vídas para ver un documental.

Desde entonces soy adepto a sus documentales -aunque no se me escapa su vena manipuladora pero bienintencionada siempre- dispuestos en toda ocasión a meter el dedo en el ojo del podrido sistema de American way of life en el que habita él y por extensión todos nosotros.

Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo No se te ocurra perdértelo

La buena vida según Hemingway

Escucha música mientras lees
Fragile State (de The Facts and the Dreams) – Barney reprise 1:20 min.

Escribir y viajar, además de ensancharte las miras, te ensanchan el culo, así que prefiero escribir de pié.

Para escribir sobre la vida, ¡primero hay que vivirla!.

Creo que la gente que se enriquece con las guerras y la que ayuda a provocarlas, debería ser fusilada el primer día por representantes acreditados de los ciudadanos leales que van a combatir en ella.

Ernest Hemingway

labuenavidasegunHemingwayContra lo que es mi costumbre, no quiero esperar a terminar de leer para comentar lo que anda ahora por mis manos y al ansioso alcance de mi lectura: La buena vida según Hemingway, de A.E. Hotchner y editado por Belacqva.

Se trata de estos libros que te saltan a las manos desde los estantes de la biblioteca (sí, han leído bien: de la biblioteca. ¿Si lo puedes tener gratis, para qué gastarse el dinero en la librería si, a fin de cuentas, casi todo lo que compramos es más que raro que volvamos a leerlo alguna vez?). Tanto la presentación externa como interna invitan primero a hojearlo, luego a pasear aquí y allá la vista en párrafos destacados y, por último, a leerlo sin más demora. Es algo así como un contacto espontáneo ante un cuerpo deseado, con la misma erótica pero en el plano intelectual, que también dá sus satisfacciones.

Confieso que, hasta empezar a leerlo, no era Hemingway uno de mis literatos preferidos. Las versiones cinematográficas de sus escritos, con ser más que famosas, no acababan de gustarme (salvo Tener y no tener (1944),  que Lauren Bacall influye lo suyo…) y, por ello, no me adentraba a explorar su obra.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Leer es lo que vale, No se te ocurra perdértelo

Indian summer de Friedemann Witecka en la vuelta de los LPs

Escucha música mientras lees
Friedemann – Indian summer 7:26 min.

friedemann_indian_summer

La edición original en LP de "Indian summer" de Friedemann

Dicen ahora que el CD tiene los días contados por la propia competencia, no sólo de Internet -que en el plano virtual todo lo puede- sino, incluso, de su hermano mayor: el DVD, completamente popularizado ya, abaratado y con capacidad siete veces mayor. Pero, sorpréndanse, esta predicción va acompañada del hecho cierto de la resurrección del muy longevo LP, a quien los apóstoles del sector digital daban por muerto y enterrado hace mucho.

Miren por donde, el otro día, curioseando en una gran superficie atiborrada de películas (en DVD) y música (“todavía” en CD), me encuentro un estupendo aparador repleto de los supuestamente muertos discos de vinilo y, al lado, como en los viejos tiempos, un tocadiscos de los de toda la vida para quien deseara escuchar el contenido de algún tema antes de llevárselo.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo No se te ocurra perdértelo

“Un dios salvaje”, teatro que satisface.

Escucha esta entrevista mientras lees
Intervención de los actores Pere Ponce, Maribel Verdú, Aitana Sánchez-Gijón y Antonio Molero en el programa La Ventana de la Cadena SER – 20 de febrero de 2009 25:03 min.

undiossalvajeA la francesa Yazmina Reza, le conocía yo la obra Arte, según comentan la más representada de la historia teatral, al menos en su versión en español. Ya saben, más de 15 años de representación ininterrumpida y traducción a nada menos que 35 idiomas. La ví dentro de la programación del Cabildo grancanario en el pasado año. La verdad sea dicha, no me impresionó en absoluto, ni mucho menos llegué a entender las razones de tamaña fama.

Sin embargo, ahora y gracias a una reciente escapadita a Valencia de la que espero hablar en próximo post, pude ver lo último de esta autora. Y ahí, amigos, mi opinión cambia sustancialmente, tal vez porque en este caso Un dios salvaje (Le Dieu du Carnage) atendía más a mis particulares gustos, o tal vez porque yo estaba en un fin de semana especialmente grato.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo No se te ocurra perdértelo

“El intercambio”, por fin cine americano de verdad

Escucha música mientras lees
Títulos de crédito iniciales de El intercambio (Changeling) 1:57 min.

thechangeling2

La historia, verdadera, es terrible. Narra la desesperada búsqueda de Christine Collins para encontrar a su hijo de nueve años desaparecido y su lucha incansable contra la propia policía del Los Angeles de 1928 que, lejos de ayudarle, quiere entregarle a otro niño en lugar del suyo. Su persistencia logra poner en evidencia la corrupción policial que campaba a sus anchas e, indirectamente, desvelar la relación de la desaparición de niños de la zona con los crímenes de Wineville.

La película, dirigida por Clint Eastwood, está a su altura y nos reconcilia al fín con el cine americano, después de tanta bazofia, efecto especial y superhéroes de baratillo. El intercambio (Changeling), interpretada por Angelina Jolie (nunca hubiera pensado que escribiría algo tan elogioso con ella de por medio) ha puesto en nuestras retinas y oídos una nueva obra maestra del cine americano después de tanto tiempo ofreciéndonos humo.

Una perfecta ambientación de la época, la fotografía que busca colores devaídos para hacerlos cercanos al clásico blanco y negro y, de paso, favorecer el drama narrado, el acertado pulso de la narración mediante una medida y sobria dirección que evita caer en la sensiblería, actores impecables y una banda sonora más que estimable hacen un conjunto redondo.

Pero más allá de su perfección formal, la historia nos llega muy adentro porque sabemos que lo que narra es real, monstruosamente real. Los casos que con demasiada frecuencia oímos hoy sobre pedofilia, despariciones y crímenes de niños son más antiguos de lo que creemos y se ven dolorosamente contados en esta historia sucedida hace ochenta años. Las abominaciones del psicópata Gordon Stewart Northcott contra estos inocentes sólo merecen la más profunda de las maldiciones, como esta asiria del siglo VII a.C.:

Todos los dioses lo castigarán, mientras viva, con una maldición terrible que no pueda remediarse, quitándole su reputación, lanzando su semilla fuera de la tierra, echando su carne a los perros.

En cualquier caso, este título debe ser el cine que veremos, el que sólo puede ser apreciado en pantalla grande en la oscuridad de una gran sala. Hemos de verla por ser un cine que nos llegará directo al corazón y también como homenaje a Walter Collins, los hermanos Winslow y todos aquellos pobres niños que merecieron  -como todos los del mundo- una infancia feliz con su familia.

Deja un comentario

Archivado bajo No se te ocurra perdértelo