Coppini, G.

En la navidad pasada, en el mismo día de la nochebuena -que noche tan amarga fue esa- se fué Germán Coppini. Entre mis grupos musicales insustituíbles siempre estará Golpes bajos, que creó y al que dió espíritu y arte. Sólo aparecieron tres discos, que guardo entre mis prodigiosos tesoros de vinilo de 33 y 45 revoluciones. Tres obras de arte en tres rápidos años, que como la vida, pasaron volando. Sin embargo, no me canso de escucharlos.

Germán Coppini

Después vino el divorcio artístico con Teo Cardalda y la búsqueda de nuevos horizontes que no fructificaron o, al menos, no con la brillantez del pasado. Las escenas olvidadas reaparecieron y volvieron a ser casi olvidadas, pero no por todos.

Te veía, Germán, aparecer y desaparecer en los medios, para retornar más tarde. Hasta que un día me enteré de tu muerte, sin aviso, como pasó también con mi llorado Joan Baptista Humet. Sólo me queda decirte que tienes y tendrás conmigo, como harán tantos otros, el homenaje que mereces : escucharte así que pasen los años. Hasta otra, Germán.

Y me llamaste amigo, capitanes de quince años que fuimos, si hemos arriado nuestra bandera…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Espejo de virtudes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s